más

    EMILIA ATTIAS

    Actriz, conductora y modelo argentina, Emilia Attias ha tenido un amplio recorrido artístico en el cual se destaca, en todas sus facetas. Comenzó su carrera en el mundo del modelaje participando en diversas campañas publicitarias y desfiles de moda. En el año 2000, Emilia hizo su primera aparición en la televisión argentina en la exitosa novela Chiquititas, donde interpretó a Clara. Uno de sus mayores éxitos fue su papel en la telenovela para jóvenes Casi Ángeles, creada por Cris Morena. Su personaje, Cielo, era el principal y uno de los más queridos por el público.

    Siempre activa y con una carrera extensa, actualmente sigue en el mundo de la televisión y el cine. Hoy, además, es mamá de Gigi. Desde hace seis años disfruta de la maternidad y de la crianza de su hija, además de su vida en pareja.

    ¿Cómo vivís el éxito de Casi Ángeles hoy? 

    Fui muy feliz haciendo este programa y creo que ninguno era tan consciente de lo que generaba en la generación. Ahora que ya pasaron diez años, digo “Wow, cuánta gente lo vio en una edad tan crítica”, fue muy importante para quienes lo vieron. No nos dábamos cuenta en esa época, pero nos dicen cosas tan lindas del programa que está bueno. Lamento no haber tenido a mi hija en ese momento. 

    ¿Lo vio? 

    Ahora lo ven mis sobrinas, que son más grandes, y lo aman. Tengo una relación muy cercana con ellas, les doy guiones de todo, no lo pueden creer. Creo que mi hija lo va a ver cuando sea más grande, obviamente que me encantaría que lo viera si le gusta. Cualquier niñez lo puede ver, no es subido de tono. 

    ¿Una virtud? 

    La tolerancia en los momentos en los cuales hay que tener paciencia, resiliencia, templanza emocional. 

    ¿Viniste con eso o lo desarrollaste? 

    Es bastante natural mío, creo que lo desarrollé bastante, pero vino dado. 

    ¿Lo mejor de viajar? 

    Nutrirme espiritual y culturalmente. 

    ¿Un destino que te encante? 

    Londres, Italia y Bali. Londres desde lo cultural, me interpela y me completa mucho todo lo que pasa. Trato de ir una vez por año. Me gustan sus museos, caminar, hay cursos de todo tipo, una cultura increíble, tenés lo más clásico y lo más trash. 

    ¿Te llevás bien con los ingleses? 

    Como gente sí, como cultura, difiero en muchas cosas, no estoy a favor de la colonización ni de las monarquías, pero somos seres humanos y muchas veces formamos parte de una sociedad que no tiene nada que ver con las decisiones que toman los que están en el poder. Los ingleses son muy amables, muy educados, serviciales, siempre tuve buenas experiencias. 

    ¿Y Bali? 

    No conozco tanto el sudeste asiático, y ese viaje que hice fue una puerta de entrada al mundo asiático que me parece súper interesante. 

    ¿Qué es lo que te interesa de Asia? 

    Es una percepción, porque no la exploré, pero podés engancharte por varios lados a Asia: desde la superproductividad y que es la fábrica del mundo, o por las innovaciones tecnológicas. A mí lo que más me interesa es la riqueza del pasado, las religiones, los templos, la medicina ancestral, los mensajes ancestrales, la filosofía de vida más milenaria y la alimentación. El mundo es un constante contraste que da un resultado social muy interesante. 

    Dijiste Italia antes… 

    Mi familia es italiana de raíz, así que allá me siento como en casa. Tiene una cercanía con lo latinoamericano, pero a la vez no. Además me gusta la historia, la cultura, la comida, la gente disfruta mucho todo el tiempo. Hay mucho respeto a la buena vida, el estrés está mal visto. Es la sociedad más gozadora que conozco. 

    ¿Tu mejor faceta? 

    La faceta de madre. Es un poco cliché, pero le dedico mucho trabajo. Es un poco instintiva y natural, pero también le pongo mucho trabajo de conciencia para tratar de ser mejor mamá cada día. Criar una persona es la responsabilidad más grande que me dio la vida y me lo tomo como tal. Le pongo mucha pasión. 

    ¿Considerás que estos tiempos son difíciles para criar un hijo? 

    Es muy inspirador. Tenés que estar a la altura para formar a alguien hoy. Me pregunto todo lo que mi hija me podría llegar a preguntar en unos años y me gustaría estar lista para responderle. 

    ¿Algo que te haga reír hasta que te duela la panza? 

    Las charlas que tenemos cuando nos juntamos a comer con mis hermanas o con mis amigas. Soy muy amiga de las mujeres, y en el momento de encuentro entre mujeres amigas nos reímos muchísimo de todo. 

    ¿Salís mucho? 

    No, pero ahora que estoy más grande lo estoy volviendo a hacer. Salí mucho de chica a bailar, me gusta mucho bailar. Ahora de grande me siento mayor, pero me divierto mucho. 

    ¿Qué te hace llorar? 

    Lloro mucho más por cosas bobas que por cosas importantes, por ejemplo, lloro cuando escucho música, veo una película o una obra de teatro. Las cosas dramáticas de la vida me ponen en un chip más serio, más resolutivo, y me aflojo en cosas más chiquitas. 

    ¿Un recuerdo que no podés olvidar? 

    Hay varios. Obvio que el momento del parto de mi hija no lo voy a olvidar, me acuerdo todo. Cuando salió, me acuerdo de que miré el reloj para ver clavado a qué hora había nacido.
    Otro es un viaje por Venecia con mi marido, con mi panza de seis meses, antes de dar a luz, y ese viaje fue de mucha emoción, mucho ojo mojado sin que fuera llanto, pero fue un momento muy idílico de la vida, todo era muy poético. De chica vivía en Córdoba, y hacíamos mucho pícnic en el río. Me reacuerdo del olor al pícnic, al río, del mantel, del tupper con un sandwichito de miga. Me acuerdo de las infancias en la naturaleza. 

    ¿Un don que te gustaría tener? 

    Uno bizarro, viajar en el tiempo; uno más personal, poder vivir más simple y natural, consumir menos, ir más lento. Todo fue mucho en mi vida, y siento que a mí me gustaría adquirir una vida más interna y simple. 

    ¿Qué hacés para llegar a la simpleza todos los días? 

    A mí me gusta correr, entonces, por ejemplo, cuando termino de correr a la mañana, en vez de salir rápido a tomar un café y agarrar el teléfono, me quedo media hora mirando el lago y el cielo. Y me genera mucha diferencia en el resto del día, trato de obligarme a hacerlo y me siento re bien. 

    ¿Qué virtud admirás de los demás? 

    El poder de síntesis, esa gente que te manda un audio de 20 segundos y te explica todo. Carezco mucho del poder de síntesis, excepto cuando estoy enojada, me sirve el enojo para convertirme en una persona concreta y concisa. 

    ¿Te enojás mucho? 

    Soy muy firme, no soy gritona, pero sí firme. 

    ¿Qué es para vos la felicidad? 

    Buscar la química de tu cuerpo, donde te sientas bien, en qué profesión, con qué vínculos, viviendo en qué lugar, con qué rutina. Creo que la respuesta está en lo más simple y cotidiano generalmente. La pandemia trajo mucho de esto, fue un enfrentamiento muy fuerte con uno mismo: dónde vivías, qué estabas haciendo, qué pareja tenías y que relación tenías con vos mismo generó una búsqueda interior muy grande. Tengo una vida muy feliz y fui muy privilegiada de poder contar con herramientas mentales y emocionales para poder adquirir una vida feliz, obvio que nada es pleno, pero sí soy muy feliz. 

    Decís que siempre te formás, ¿en qué te estás formando ahora? 

    Hago un poco de todo, me gusta mucho la actividad física, pero no me gusta ir al gimnasio, entonces salgo a correr, hago clases de patín, de skate, jiu jitsu, me encantan las artes marciales, el baile, tomo clases de canto, de piano. Voy a muchas clases. Si me diera la vida, me metería a estudiar una carrera, y todas las herramientas que aprendo las invierto. 

    ¿Sos una mamá presente? 

    Sí, re. 

    ¿Cómo se llevan los dos como padres? 

    Muy bien, él es un papá muy presente. Nosotros fuimos pareja doce años antes de tener a Gigi y nos conocíamos un montón e hicimos de todo. Eso fue muy positivo para ser papás, ponernos de acuerdo en algunas cosas y charlar. Los dos somos muy presentes, entonces uno ve el compromiso del otro y ya es un montón. Soy una mamá que siempre quiere mejorar, es en el único aspecto que por ahí le exijo a mi marido, después no tengo para decirle nada: es muy buen compañero, muy fiel, muy divertido, muy intelectual, se divierte, somos muy compatibles. 

    ¿Cómo fue tu mirada hacia él cuando fueron padres? 

    Te cambia mucho la mirada y el mundo. El compromiso del otro es lo más importante. La prioridad comienza a ser tu hija. 

    ¿Qué elegís: TV, cine o teatro? 

    Cine. 

    ¿Un libro? 

    Una vida sin principios, de Henry Thoreau. 

    ¿Qué hacés cuando nadie te ve? 

    Canto y bailo mucho. 

    ¿Qué música escuchás? 

    Pop, rock, jazz, música clásica… La verdad es que soy muy versátil y escucho de todo. 

    PRODUCCIÓN FOTOGRÁFICA

    Producción: Natalia Cechinato @natcecchinato
    Fotógrafo: César Balcazar @cesarbalcazar
    Pelo: Eddie Rodriguez @eddierodriguez
    Make Up: @malenna.makeup para @frumboliestudio – Locación: Hotel Marriot @marriotbuenosaires 

    LOOKS 

    Trench Negro y Traje Blanco: @nerattaoficial
    Pollera negra y saco de plumas, vestido transparente, mono blanco de plumas: @mariagorof – Accesorios: @alamajewelry
    Zapatos: @mono.fuk 

    Nuestros Recomendados

    Mas Vistas

    GIVENCHY BEAUTY LANZA UN POP-UP VIRTUAL PARA CELEBRAR EL MES DEL ORGULLO

    Este año Givenchy Beauty celebra el Mes del Orgullo con una nueva iniciativa única, reforzando su compromiso con la comunidad LGBTQIA+ a través de...

    #77 REVISTA MUSTIQUE / OTOÑO 2024

    https://issuu.com/revistamustique/docs/mustique_77_issue

    OMEGA CELEBRÓ LA REAPERTURA DE SU BOUTIQUE EN BUENOS AIRES

    La marca presentó su renovado local en el reconocido centro comercial Patio Bullrich con un cocktail y una cena privada en Palacio Duhau para...

    Últimas Novedades