Experiencias


la Vuelta al Mundo en Tren

Recorrer 21.000 kilómetros a bordo de los más selectos trenes y visitar diversos países en 28 días. Partiendo desde Chicago, en los Estados Unidos, en dirección a Vancouver, Canadá, es el puntapié inicial de esta recorrida transcontinental. El viaje arranca a bordo del moderno tren “California Zephyr” que transporta a los pasajeros hasta la ciudad de Salt Lake. Luego se toma un vuelo en dirección a Canadá para conocer Banff y allí poder abordar el “Rocky Mountaineer”, famoso tren por sus vagones miradores con techos de cristal, con destino a Vancouver. El viaje atraviesa la impresionante cadena de las Rocallosas, enmarcada en el paisaje de diversas reservas y parques naturales que dejan a todos los viajeros boquiabiertos. Desde Vancouver hay que tomar un vuelo a Pekín para proseguir la travesía transcontinental. Allí, antes de abordar uno de los legendarios trenes de lujo que circulan por las vías del ferrocarril Transiberiano, la más extensa del mundo que une Asia con Europa, se visita la capital china a lo largo de dos días. Ya sobre las vías del “Zarengold”, este itinerario regala la oportunidad de conocer el desierto de Gobi, atravesar Siberia, cruzar los Montes Urales en dirección a Moscú. Tras recorrer la histórica ciudad rusa, los pasajeros abordaran el moderno tren “Sapsan” para ir a San Petersburgo, la capital de los Zares. El último tramo de este viaje épico es por tierra y agua: desde San Petersburgo se parte en el tren “Allegro” en dirección a Finlandia para conocer ​Helsinki ​y posteriormente, los viajeros toman el moderno ferry Tallink Silja Line hasta llegar a ​Estocolmo, capital de Suecia y parada final de este viaje .
Tres continentes y 17 ciudades a una ventanilla de distancia.