Destinos


¿Dónde pasarías la experiencia esteña perfecta?

Estancia Vik José Ignacio es el resultado de la colaboración entre los propietarios y el arquitecto uruguayo Marcelo Daglio, quienes diseñaron una fantástica estancia de estilo tradicional español, con muros blancos de adobe y techos de tejas rojas con veredas techadas que conectan los múltiples patios y jardines de ensueño. Los amplios patios poseen sectores de relax al aire libre, esculturas, espacios que ofrecen un reparo del sol y extensos jardines y huertas de hierbas orgánicas. La Estancia posee un jardín alucinante y una piscina de 20 metros realizada en piedra Absolut Nero. El fondo de la piscina está salpicado de luces de fibra óptica que representan las constelaciones que se aprecian en el cielo del lugar. Los espacios de alojamiento de la Estancia se encuentran separados en dos alas, cada una de las cuales posee seis lujosas Suites. Las doce Suites privadas son de diseño exclusivo e integran obras de arte originales concebidas especialmente para cada espacio por artistas uruguayos contemporáneos de primer nivel. La oferta gastronómica de Estancia Vik celebra la cocina de Uruguay. Los huéspedes disfrutarán del tradicional asado uruguayo, pescados frescos y frutos de mar, frutas y hortalizas cultivadas en la zona y panes y pastelería caseros, todo preparado por el talentoso chef de la casa, Marcelo Betancourt.

Chequeá también otra manera de vivir Punta del Este

Donde el arte es protagonista
Los artistas representados en Estancia Vik son artistas aclamados por su visión e individualidad. Cada uno de ellos fue seleccionado por los propietarios del Retreat gracias a su relación con el arte uruguayo a través de los años, en conjunto con Marcelo Daglio y el curador Enrique Badaró Nadal. Algunos puntos destacados incluyen el gran living central de la Estancia, que exhibe una escultura de mármol blanco del mundialmente reconocido artista Pablo Atchugarry, de 3,5 metros de altura. Esta creación del famoso escultor uruguayo se erige hasta toparse con el techo de 300 metros cuadrados y sus frescos pintados por Clever Lara, otro artista contemporáneo líder de Uruguay. Esta obra representa una “vista satelital” de José Ignacio y de Uruguay, inspirada en Google Earth. Ocho inmensas rocas semipreciosas colgantes en estado natural, descubiertas por los propietarios en el norte de Uruguay, adornan las paredes entre composiciones de puertas vidriadas. El colorista Carlos Musso pintó la exclusiva capilla que se encuentra en el jardín con su estilo bellamente espiritual.



Un punto aparte son las experiencias de alojamiento para los huéspedes, donde el estilo rústico del “Marlboro Country” se encuentra con una relajada St. Tropez.
Cabalgatas, explorar la vida silvestre, los paseos en bicicleta, a pie o en canoa, la pesca en el Arroyo y la Laguna de José Ignacio; practicar tenis y golf en las canchas de césped o disfrutar de la piscina de veinte metros de granito Absolut Nero, además del gimnasio y el spa, son algunas de las actividades que se pueden disfrutar. La propiedad, además, cuenta con cancha de polo privada con caballos criollos y un green de golf adyacente que ofrecen maravillosas áreas de práctica para estos deportes. Una romántica capilla enclavada en un monte natural de árboles centenarios es el marco perfecto para bodas y otros eventos especiales.

Chequeá también los tres spost imperdibles de la temporada esteña